MusIdeas
De dónde viene ese sonido


        El docente producirá un sonido para que los niños indiquen el lugar en donde se encuentra el dispositivo emisor. Consigna simple y de vitales contenidos. Las variantes, opciones y connotaciones de este trabajo son tantas que bien haremos en seguir un plan algo estricto con el fin de beneficiar a los niños sin tontas demoras.

En dónde está

  1. Los niños se colocarán en hilera lateral, de espaldas al docente
  2. El docente, a varios metros, hará sonar un raspador durante algunos segundos (envase acanalado de agua mineral frotado con un lápiz)
  3. Pasados unos instantes de haberse producido el sonido será momento de preguntar. El educador no debe permitir que los niños contesten (de dónde viene el sonido) de manera rápida y compulsiva. Importante es que ellos piensen en 'ese lugar' antes de dar una respuesta; a esta altura nos encontramos con una excelente manera de retener la situación y el sonido mismo (un sonido siempre se recordará más unido a una situación, por otro lado es difícil separar ambas cosas)

        Los tres puntos muestran el esquema de la actividad práctica. Veámoslo de una forma más breve y teórica:

Dónde está el Sonido

1. El sujeto
2. El objeto
3. La evaluación que relaciona sujeto y objeto desde el sujeto

Detalles

El lugar

        En materia de trabajo con sonido es fundamental el tipo de recinto que se emplee. En este caso es recomendable comenzar con un espacio abierto a fin de evitar reflexión sonora, de todas maneras, frente a la falta de tal ámbito, existen opciones igualmente importantes para ejercitar la direccionalidad. La variable que imita una zona abierta es la distancia, significa esto que a un espacio de 20 metros abiertos podremos reemplazarlo por un ámbito cerrado de 6 metros (son cifras arbitrarias con el solo objetivo del ejemplo).

El sonido

        Por lo general, hasta que los niños aprendan a recorrer esta experiencia, será buena idea el emplear sonido de entrechoque o parche dentro de recintos cerrados y silbatos o la voz humana para ámbitos abiertos. No es una regla absoluta, sólo indico lo que sí funciona siempre con aceptable grado de eficacia.
        Hay un fenómeno que conviene remarcar ahora mismo. Es el de la voz humana. Carece de toda duda que es el sonido que los niños más reconocerán, aun en el caso de una especie de nota cantada para evitar que suene a 'persona'. Este hecho, además por la importancia que reviste, demuestra que la direccionalidad es educable, muy configurable.
        En ningún caso existen motivos para la producción de sonidos fuera de la potencia normal. Sólo tenga en cuenta dejar pasar unos minutos luego del bullicio del recreo para obtener de los niños una audición limpia (en realidad sería 'lo más limpia posible').

Lugares y distancia

        Debemos tener en cuenta que algunos niños por su posición descubrirán el origen con mayor facilidad que el resto. En consecuencia, lo interesante es preparar ejercicios simétricos, es decir, realizados con el mínimo lógico de orígenes de acuerdo con la distribución de los pequeños. La otra opción es también estupenda: hacer rotar a los mismos niños. Este último punto se presta a dinámicas muy vistosas, por cierto. Hasta aquí lo que llamaríamos el 'ángulo sonoro'.
        La distancia absoluta depende muchas veces de las posibilidades concretas del aula. Sin embargo dentro de los límites en los que tengamos que trabajar debemos pensar en un plan que contemple diversas distancias dentro de dos grupos de objetivos:

  1. Reconocer dirección y fuente
  2. Reconocer distancia absoluta

        A los efectos educativos es importante dividir los ejes temáticos en los dos objetivos apuntados, de todas maneras debe resultar claro que ambos grupos forman parte de uno solo que bien podemos identificar bajo el nombre de 'telemetría sonora'.
        Para ir de una buena vez al motivo por el cual estaba colocada la palabra 'vital' en el comienzo de este escrito, basta decir que gracias a la telemetría de los sentidos es posible evitar y salvarse de centenares de accidentes. Sí, de la vida estamos hablando.

Dinámica escrita

        Cuando los niños son mayores a unos 9 años puede resultar provechoso y muy entretenido el realizar 'fichas' con la estimación de los resultados. Veamos. El docente producirá sonido, como ya se ha dicho, o entre todos se pondrán de acuerdo para la selección de algún sonido del entorno: un coche, un tren, un pájaro, en fin, son elevadas las posibilidades que se abren con este criterio.
        Lo niños anotarán en las fichas los tres datos básicos:

  1. Sonido
  2. Dirección
  3. Distancia

        En una segunda etapa pueden agregarse datos tales como: peso estimado y material. Las fichas quedan muy bonitas realizadas con papel de colores, día de la actividad y seudónimo (no es grato ni menos aun educativo el exponer los nombres de los niños. De esa manera el docente podrá leer en voz alta el resultado de todas las fichas. Además puede introducir una trampa interesante: leer algunas fichas inexistentes con datos insólitos o absurdos como por ejemplo confundir un tren con un pájaro; esto, al generar risa, colaborará con el aprendizaje).

Apuntes

        Dentro de una actividad que posee tantas variantes podemos terminar remarcando que los buenos resultados están asegurados si nos tomamos el trabajo de planificar con paciencia y pensando en el bienestar de los niños. Separe de antemano ideas y sonidos concretos como llaves, campanillas, cajas con piedritas, papel ruidoso para arrugar. Aliente a los niños para que aprovechen las prácticas y jueguen entre ellos. Sugiera, dentro de lo posible, la actividad para que los padres la adopten.




© by Pablo Bensaya para Presencias de Música. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, R. Argentina, todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción sin el permiso del autor