Cantos Presencias
Loro parlanchín



Soy un loro parlanchín,
hablo y hablo sin parar,
juego y juego siempre más,
río y río sin cesar.

gru u up,
gru u up, gru u up, gru u up.

[interludio]

Soy un loro parlanchín,
nunca dejo de hablar,
nadie charla como yo
aunque digan no, no, no.

gru u up,
gru u up, gru u up, gru u up.

[interludio]

Soy un loro parlanchín,
¡qué manera de hablar!,
eso dices tú de mí
y no sé si es verdad.

gru u up,
gru u up, gru u up, gru u up.

[interludio]

Soy un loro parlanchín,
hablo sólo por hablar,
el silencio va a venir
cuando vaya a dormir.

gru u up,
gru u up, gru u up, gru u up.
_____________________
Sugerencias

Recomendado: 3-7 años
Idea básica: Decir que estamos hablando mucho e imitación de un loro
Sonidos: Re - Mi - Sol

        Hay, en principio, dos caminos para comenzar el aprendizaje de este canto. El primero es jugar a imitar un loro sin que el niño se entere que ello formará parte de una canción; el segundo consiste en trabajar desde la recitación rítmica. Como la combinación de sílabas es bastante compleja, es normal que los niños se traben a cada instante. Esto no debe preocupar en ningún momento, ya habrá tiempo para la depuración; de momento la prioridad es que aprendan jugando y a carcajadas. La risa no es difícil de ser producida, surgirá espontáneamente con una temática tan cómica.
        Se requerirán más de dos sesiones para iniciarlos en las sílabas cantadas y el staccato (Ud. decide cuanto staccato habrá). Resultará interesante que el docente cante para los niños, como una representación. Una dinámica para tener en cuenta es la siguiente:

        1. Se dispone a los niños en rueda
        2. Se toman de los hombros. Sólo se apoyan las manos con suavidad
        3. Comienzan a caminar rítmicamente, cantan y balancean la cabeza
        4. Una opción de primer nivel consiste en que un niño en el centro de la rueda imite al loro. Esto lo irán realizando todos

        Como respaldo gráfico, si cabe, se conseguirá un loro dibujado en papel que será colocado a la vista de todos. Este canto es buen pretexto para varias cosas:

        1. Mejorar y estimular la dicción
        2. Dar a entender que "¡estamos hablando mucho hoy!"
        3. Mejorar la rítmica de las piernas
        4. Fortalecimiento de la lengua en el momento de la imitación

        Evite en la medida de lo posible que coloquen (en la imitación) la punta de la lengua contra los dientes superiores -típico de los niños 'dddd'-; deberá estar colocada en el paladar duro, es allí en donde mejorarán la dicción y fortalecerán su musculatura.
        Si consigue alguna grabación de un loro, haga que los niños la oigan. Si van de paseo a un zoológico será estupendo escucharlo directamente y tal vez, por qué no, cantar la canción allí mismo.

La onomatopeya

        La imitación del loro acepta varios estilos. Sin embargo, prefiero comenzar con uno en particular: gru u up, que bien puede ser cru u up. Así dispuesto el fonema será sencillo cantarlo. Con el tiempo podrán agregarse otras sonoridades. El gru u up debe darse bien legato, como glisando. En la letra se escribió uno en una línea y tres en otra para servir fielmente a la partitura.

Niños muy pequeños

        Estarán de parabienes con la onomatopeya. No es necesario que se hagan cargo de todo el canto, pueden tararear o balbucear hasta el momento de la "entrada de los loros". El trabajo sobre la erre es fundamental para una correcta dicción, no nos cansamos de decirlo.

        La rítmica será abordada por palmas regulares, balanceo corporal, movimientos suaves de la cabeza. Panderetas, sistros y algún platillo vendrán de maravillas. Tempo recomendado Negra = 100.

Notas para flauta, teclado, guitarra...


Tablatura para guitarra


Para flauta dulce


Partitura con tablatura flauta dulce / guitarra





© by Pablo Bensaya para Presencias de Música. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, R. Argentina, todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción sin el permiso del autor