Opinión Docente
Respuestas anteriores


        Cada mes planteamos una consigna educativa con el objetivo de abrir ámbitos de opinión. Las respuestas se publican en el presente espacio.

Respuestas para la consigna dada hasta el 16 de noviembre de 2005

¿Es importante la edad para ser director de escuela?

--------

Raquel Cavallo
Materia: Educación Inicial
País: Uruguay
Edad: 53 años

        Sí, es importante la edad para ser director de escuela, porque la edad permite sumar experiencias, madurar decisiones, controlar reacciones, comprender un abanico más amplio de situaciones personales (de su equipo), y una mayor capacidad de tolerancia, respeto y comprensión.

--------

Roberto Bonilla
Materia: Educación Musical
País: México
Edad: 30 años

        Creo que la edad no debe de importar sino su dominio del área y una visión adecuadamente moderna, es decir, ser lo suficientemente vanguardista para su escuela, alguien que guíe hacia rumbos que den esperanza a la escuela. Sin embargo los prejuicios hacen que se favorezca a personas jóvenes con ideas viejas y se descarte a viejos con ideas nuevas. ¡que no nos importe la edad! ¡veamos qué hay más allá del pellejo! Saludos a todos.

--------

César Augusto Higueros Barrios
Materia: Formación Musical
País: Guatemala
Edad: 41 años

        Considero que sí, si es de las personas que se actualiza constantemente, ya que el avance de la tecnología es rápido, mantener una educación de vanguardia, requeriría de formación constante.

--------

C. Maribel Lozano
Materia: Historia
País: España
Edad: 41 años

        Los directivos jóvenes pueden, a veces, ser innovadores, sin embargo mi experiencia establece que, si bien la edad no es fundamental, se requiere que la misma sea a partir de cierto estado de maduración intelectual y emotivo. Digamos, como requisito mínimo, una edad base.

--------

Jesús Andrade
Materia: Investigación
País: Perú
Edad: 47 años

        Importa en la medida de su aporte en el bien común de todos los alumnos. No creo que una persona de 30 años, por mejor capacitación que tenga, compita en experiencia con otra de 50. Los educadores de edad madura deberían quedarse dentro del sistema educativo, como órgano de consulta permanente, para enriquecerlo con todos sus conocimientos.

--------

Analía
Materia: Música
País: España
Edad: 39 años

        Al menos la edad no debe ser impedimento para asumir un cargo de jerarquía. En momentos difíciles prefiero alguien de suficiente edad, y en los momentos comunes, también, por la trayectoria de vida.

--------

Noelia Miranda L.
Materia: Estudios teatrales
País: España
Edad: 45 años

        Obviamente que sí. Tú no puedes dejar una institución tan decisiva como la escuela en manos de gente que no califica para ello. Y pueden estar preparados con acierto mas no tendrán la trayectoria y vivencia pertinentes para el puesto al que aspiran.

--------

Lucía
Materia: Artes plásticas
País: Argentina
Edad: 26 años

        No lo tengo claro pero mi inclinación instintiva es respetar mucho más al director de mayor edad.

--------

Pedro R. Varela
Materia: Primaria
País: Venezuela
Edad: 33 años

        Lo que realmente importa es el conocimiento específico del postulante. Igualmente veo que no cualquiera puede llevar esa pesada carga y no sé si un joven está en condiciones de hacerlo.

--------

Alcira A. D.
Materia: Universidad
País: Chile
Edad: 31 años

        Tal vez la edad no importe tanto en términos cronológicos, pero sí en cuanto a experiencia y conocimientos. Creo que pensamos en la edad porque las capacitaciones profundas y serias demoran gran cantidad de años en producirse.

--------

Coda

        A las opiniones anteriores se suman 420 respuestas que contienen unas pocas palabras; por ejemplo: "Sí", "Claro que sí", "Sí, aunque no siempre", etcétera. En general las respuestas asientan sobre la idea "La edad debe ser la necesaria como para haber logrado cierta solvencia emocional, intelectual y experiencia educativa." El 96% del total real de participantes dejó su email, Presencias reserva esa información.




© 2001-2005, Presencias de Música, todos los derechos reservados para todos los contenidos aquí publicados. Una creación de Pablo Bensaya, Buenos Aires, R. Argentina