ACTIVIDADES PARA BEBÉS
EDUCACIÓN MUSICAL
PABLO BENSAYA
INTERNET, 2000-2001, presencias@hotmail.com
ORIGINAL, DERECHOS RESERVADOS POR LEY 11723, ARGENTINA


Secretos con el bebé

Los niños pequeños suelen hablar gritando. Ello se debe a que aún se encuentran en la etapa de 'regulación' o 'graduación' de la potencia sonora. El trabajo propuesto a continuación provee elementos que ayudarán al niño a manejar con mayor soltura los matices de su propia voz.
        La actividad se divide en dos secciones: Una práctica, la otra explicativa, breve, para facilitar la comprensión de los alcances de la primera. Recuerde que una explicación práctica requiere de una estructura, no son pasos que deban seguirse al pie de la letra; recuerde también que ahora el educador es usted. Bien, manos al bebé.

Práctica

        Coloque al niño parado frente a usted y háblele 'en secreto' muy cerca de la oreja. Diga cosas como: ¿qué te parece si por un rato nos contamos cosas en secreto? Luego de hablar unos momentos y con frases cortas, lo mejor pronunciadas posible, aliente a que el niño haga lo propio con usted.
        Si advierte que al bebé le cuesta captar la idea de 'secreto', déjelo descansar pasados no más de cinco minutos de actividad; puede proseguir horas más tarde o al día siguiente. Esta ejercitación es lo suficientemente importante como para tenerle toda paciencia del mundo. Aún en el caso de que el bebé comprenda la consigna desde el comienzo, no realice el trabajo por más de diez minutos seguidos.


        De entrada tenga en cuenta los puntos siguientes:

  1. Hable siempre de costado, nunca lo haga de manera directa al conducto auditivo, como si tuviera la oreja frente a usted. Sólo estamos diciendo levemente de costado, con dos o tres grados de desviación es suficiente.
  2. Trate de no arrojar más aire que el necesario. Para ello le recomiendo hacer el siguiente ejercicio. Hable en secreto mientras coloca la palma de la mano frente y muy cerca de su boca. Esto le permitirá aprender a no liberar más aire que el conveniente.
  3. Nunca fuerce su voz ni menos aún permita que el bebé lo haga, por este motivo no debe realizarse una actividad vocal recién levantados de dormir.

Debemos cuidar el oído de todos

        A fin de que los contenidos de la presente actividad se afirmen con mayor precisión en el niño, háblele de frente para que él vea los movimientos. Usted mismo notará que cuando hablamos en secreto, la articulación de las palabras (los fonemas, en realidad) se torna más evidente por sus mayores proporciones.

Dirección y distancia correctos

        Una de las consecuencias directas del 'secreto' es que se constituye en herramienta interesante, una de tantas, para calmar al bebé. Durante la cena puede decírsele que 'hablemos en secreto'; usted advertirá que realmente el niño tiende a calmarse.
        Juegue con su bebé a la hora que lo desee, sin embargo la noche es mejor reservarla para consignas más firmes como la indicada en el párrafo anterior.


        Otro de los beneficios es el de favorecer la dicción en virtud de la gran mímica que obliga a generar.

Explicación

        Hablar en 'secreto', como se dice comúnmente, no es otra cosa que hablar sin intervención de las cuerdas vocales. Vaya a un tratado de anatomía y observe cómo y en dónde están colocadas las cuerdas vocales. El aire pasa por entre las cuerdas, que son dos, y las hace vibrar, previas órdenes del cerebro; imagine los labios algo apretados, por los que hará pasar aire, cuestión de tener cierta idea de cómo es el mecanismo.
        No descarte el mostrar al niño las fotos de nuestras cuerdas vocales; si este es el caso, acompañe con una explicación bien simple.