EL EDUCADOR ARTÍSTICO
ENCICLOPEDIA TÉCNICA DE LA EDUCACIÓN, VOL. V
JOSÉ MARÍA ORTÍZ PARRA
EDITORIAL SANTILLANA, MADRID, 1975
ORIGINAL


En torno a la figura del educador artístico se plantean dos problemas muy característicos, que en una u otra medida han sido objeto de grandes debates.
        Primeramente es necesario preguntarse acerca de sus condiciones. ¿En qué medida puede dirigir la tarea docente el profesor primario o, por el contrario, debe aquélla recaer en un artista profesional? No cabe duda que cuanto falta a uno sobra al otro. El artista profesional posee técnica y cultura artística, pero carece generalmente de las condiciones pedagógicas del maestro. ¿Cómo resolver, pues, este grave problema? Se puede dotar al educador de una formación artística suficiente para que pueda llevar a cabo con solvencia su tarea en la clase de arte; pero siempre -como dice Josefina Rodríguez-, entre un artista mediano o malo, y un buen maestro dotado de intuición y sensibilidad suficientes para conocer el alma del niño y adivinar sus problemas, será preferible con mucho este último.
        La escuela elemental de maestro único por otra parte, difícilmente podría establecer dos planos de tareas entre el viejo profesor "para todo" y la figura del maestro de arte. De ahí que se hayan estudiado desde múltiples puntos de vista las cualidades que debe reunir el educador primario en sus clases de formación estética.


        Los autores suelen adoptar posiciones diferentes respecto a la acción del maestro en las clases de arte. Estas posiciones pueden reducirse a las tres siguientes:

1. El maestro debe dirigir totalmente la actividad artística del niño, actividad limitada a la copia de modelos realizados por los adultos.

        La pedagogía autoritaria tradicional basaba en el control del maestro de cualquier tipo de enseñanza. Esta actitud se mantiene incluso hoy en algunos profesores. "Es posible -ha dicho Charrier- que nosotros, todos los maestros, impongamos un poco a los niños nuestras mismas ideas. Nos acordamos a este respecto de un ejercicio de composición sobre la lluvia, a cuya corrección asistimos. Algunos alumnos habían dichos que les gustaba la lluvia; el ruido del agua sobre sus paraguas les encantaba; el agua, formando mil pequeños arroyuelos en las calles, era un espectáculo que les atraía. El maestro no aceptó nada de eso. A él no le gustaba la lluvia. El trabajo de los alumnos, tan ingenuo y tan sincero, fue rechazado. No seamos ni exclusivistas ni intransigentes. Dejemos que el niño diga que ama la lluvia si es esto lo que siente."

2. El maestro debe dejar al niño que actúe libre, espontáneamente, sin influir su actividad ni mucho menos dirigirla.

        Un buen maestro sería aquel que asistiera a la actividad artística del niño como un mero espectador, a cuyo cargo estaría la vigilancia del orden y el silencio. Los excesos de la pedagogía autoritaria no encuentran un desenlace acertado en los nuevos excesos de una pedagogía liberal. Parece, sin embargo, que en la educación artística la libertad absoluta del niño tiene una razón de ser más ajustada que en cualquier otra asignatura. Pero esto es sólo una impresión que desmiente la realidad. El niño que se acerca al arte sin la guía y el consejo de un buen maestro acaba por no cultivar vigorosamente su sensibilidad. Andará por el camino del arte como un eterno espectador perplejo o como un sujeto indiferente a la belleza artística; pero en ningún caso será el individuo que demanda la escuela: un ser libre para crear, que progresa en su obra, y libre para enjuiciar el arte según un criterio depurado dentro de los límites del saber escolar.

3. El maestro debe adoptar una postura intermedia en las clases de arte: no coarta la libre expresión del niño, pero la estimula continuamente en forma adecuada y depura su gusto.

        Tal es la posición de Dottrens y su escuela, incorporada hoy felizmente a la educación general: "El niño es quien debe hablar, hacer, trabajar, y el maestro debe ser el animador, el consejero, el que todo lo sabe, al que pueden planteársele las cuestiones más absurdas; enciclopedia viva, cuyo ser y cuyos recursos ni siquiera sorprenden, pues lo idealiza grandemente la confianza que en él se tiene."
        Esta tercera posición define con exactitud cuál debe ser el papel del maestro durante las clases de arte. Sus tareas se comprimen, pues, a ser un informador de técnicas (Clot) y un constante estímulo para el trabajo de los alumnos.


        Muchas veces se ha pensado que el aprendizaje de las técnicas es un hecho que contribuye a disminuir la libertad y espontaneidad del niño, en que se basa toda la expresión estética. Pero lo cierto es que no hay disyunción entre la técnica y la libertad creadora. "Estamos seguros -escribe Clot- de que la técnica no puede, en ningún caso, perjudicar la exteriorización de los buenos sentimientos. Con mayor motivo tampoco puede contrarrestar la espiritualidad que se va despertando en los dibujos del párvulo". La técnica es, en consecuencia, el instrumento que facilita la libertad creadora.
        Otra cuestión derivada es la actitud del maestro respecto a la valoración de las obras infantiles. No se trata de buscar la perfección del trabajo artístico y el empleo correcto de las técnicas y materiales, tarea que se reduciría a un simple ejercicio; no debe medir, en definitiva, el arte infantil por los módulos del arte adulto. El papel del educador a este propósito debe aspirar a interpretar la sensibilidad del niño, su forma de entender y "ver" las cosas. Por consiguiente, la palabra "mal" debe retirarse del vocabulario de las clases de arte. Modestamente, con el mayor ánimo y aliento, el maestro debe estimular a los alumnos en el trabajo, y debe convencerlos, sin imposición, con lógica sencilla, sobre los errores de ejecución, de tal manera que el niño pueda expresar cada vez mejor por medios artísticos sus concepciones e ideas personales.
        Pero, además, la clase de arte no puede ni debe reducirse a una enseñanza teórica. El estímulo docente apunta a las realizaciones de los niños y no al aprendizaje de multitud de conocimientos abstractos e inútiles. Una clase activa de arte dedica muy poco tiempo a las palabras. Su principal fin es hacer, ejecutar, desarrollar proyectos artísticos, dentro de la mayor atención, sin ningún esfuerzo penoso. Y junto a las tareas, las excursiones y visitas a los museos, a los viejos monumentos, para que ante ello los niños expliquen sus impresiones. Más que entrar en detalles sobre las tendencias de un determinado pintor, importa examinar una de sus obras, interpretarla, obtener de ella todo lo que pueda decir a la mirada solícita de la clase. Si el docente añade breves indicaciones, anecdóticas, sobre la obra -la conducción de aguas ante el acueducto romano de Segovia, por ejemplo-, tanto mejor para su definitiva comprensión.
        E. Meuman considera como puntos esenciales para la iniciación artística de los niños en la escuela el impulso de creación y los medios subjetivos, de carácter afectivo-sentimental, y objetivos, o técnicos, con que se cuenta o pueden utilizarse respectivamente en cada edad. Pero, en principio, lo que hay que procurar es decir que el alumno cree su obra y observarlo.
        En la educación artística hay que servirse de objetos que "digan" algo al niño, que le interesen, utilizando un vocabulario a su nivel, exento de tecnicismos. Con los mayores puede organizarse la clase en forma de coloquios, profundizando en el conocimiento e interpretación de sus propias obras o de otras de artistas reconocidos (circunstancias, época histórica, influencias, estilo, etc.).
        Por otra parte, el niño normalmente necesitará pocas explicaciones o normas acerca del uso de los distintos materiales; cuando posea unas pocas se dedicará a actuar por su cuenta, venciendo dificultades, creando nuevas formas e intentando plasmar aquellos motivos a que ha de inducirlo su variada y activa imaginación y fantasía. No obstante, aunque en general no haga muchas preguntas, el profesor deberá estar siempre atento: precisamente su actitud ha de ser tal que el niño sienta su presencia como la de alguien a quien puede acudir en caso necesario; no ha de abrumárselo, pues, con normas, correcciones o rectificaciones, que harían desaparecer la atmósfera de libertad, condición ésta esencial para la clase de arte.
        Es obvio entonces que cada edad requerirá una actuación distinta por parte del profesor. Así, hasta los 7-8 años, el niño encuentra fácil y espontáneamente gran variedad de motivos, por lo que la misión del educador habrá de consistir en eliminar aquellos obstáculos que puedan oponerse a que el sujeto exprese libremente cuanto le ofrece su fantasía.
        Pero a partir de los nueve años (etapa realista) manifiesta ya la tendencia a expresar y representar objetos y situaciones tal como los capta o percibe en el mundo exterior. Puede aparecer el desánimo del joven artista en el sentido de considerar imperfectas sus creaciones si llegara a compararlas con las obras de los adultos. Es preciso entonces convencerlo de que su visión, aunque distinta, es tan valiosa como la del adulto. Intensificar las imágenes plásticas, sugerir temas y hacer descripciones vivas de paisajes y sucesos que hagan surgir imágenes y vivencias nuevas puede ser una orientación didáctica general a seguir con los alumnos de esta etapa. Es claro que el comienzo de la adolescencia ofrecerá nuevas e incontables perspectivas en este sentido.
        Un segundo problema que plantea la figura del educador artístico es la del alcance o límites que deben tener las pretensiones de las clases de arte. Las fronteras de la enseñanza estética han sido fijadas con mucha precisión por los autores, de modo que fuera de ellas siempre ha quedado el raro objetivo de una supuesta formación de artistas. No es éste el fin de la enseñanza; no se pretende que la escuela ofrezca año tras año un plantel admirable de futuros grandes artistas. Los límites de la educación estética se comprimen a la finalidad de influir sobre los niños en el sentido de animar y alimentar su capacidad creadora mediante sugestiones mínimas, a fin de que sean ellos los que espontáneamente expresen a través de las distintas formas artísticas su propia originalidad.