INTELIGENCIAS MÚLTIPLES
TEORÍA DE LA EDUCACIÓN
FERNANDO LAPALMA [1]
EDICIONES PRESENCIAS, INTERNET, 2001
ORIGINAL


Título original "¿Qué es eso que llamamos Inteligencia?"

Presentación

Dividir para comprender. Los seres humanos reconocemos el todo a través de sus partes. En términos de estudio es así. Este principio de deshacer un algo para poder abarcarlo como un algo no deshecho lo realizamos en todo el campo del conocimiento, desde la filosofía hasta la medicina; aun las diversas ramas del saber son diferentes caminos con, idealmente, origen y final común.
        Dentro de este proceso, el del entendimiento gradual, las partes se van agrandando, ya no nos son necesarias tantas fragmentaciones. El modelo humano puede sintetizarse como Dividir-Comprender-Unir.
        Este modelo se ha aplicado a cuanta cosa seamos capaces de imaginar, menos al mismísimo objeto imaginador: el cerebro. Es probable que tan particular división no resultara operativa para ciertos fines, se produjo, en cambio, bajo otras connotaciones. Las ideas de "tendencia", "predisposición", "talento", etc., siempre estuvieron presentes. Es harto recurrido aquello de "este niño es malo para los números, mejor que estudie leyes", tampoco es nuevo el hecho de explicar la misma cosa por diferentes vías.
        Aun las sistemáticas divisiones de la mente no son nuevas. Debe mencionarse a la Logosofía, ciencia creada hacia las primeras décadas del siglo XX por el argentino Carlos B. G. Pecotche, que propugna el "proceso de evolución consciente" (también hay escuelas que se basan íntegramente en el conocimiento logosófico, su éxito ha sido siempre notable). En esta disciplina se trabaja al cerebro dividiéndolo en varias secciones cognitivas cuestión de elevar, entre otras actividades, el nivel de aquellas partes menos favorecidas. Con todo, la teoría de las inteligencias múltiples va a dar otra vuelta de tuerca al problema de la elaboración, traslado e incorporación de conocimiento.
        La incipiente y muy bien recepcionada teoría propone decisivas y claras divisiones de potencial cognitivo. Ahora, en vez de decir "malo para los números", diremos que su inteligencia lógica debe fortalecerse y que es superior su inteligencia lingüística. ¿No es esto sólo un maquillaje? No, desde ya que no. Sólo el hecho de pensar la diferencia que existe entre "malo" y "debe fortalecer" exime de todo comentario.
        Lapalma, investigador dedicado al estudio y difusión de las inteligencias múltiples, nos brinda en el siguiente escrito elementos concretos a fin de "comprender" una herramienta que tiene mucho para aportar a la educación toda.

Pablo Bensaya, Buenos Aires, diciembre de 2001

¿Qué es eso que llamamos Inteligencia?

        Cuando era estudiante aprendí que no siempre los primeros puntajes de egreso de la facultad se correlacionaban con los mejores profesionales. Lo mismo había pasado en mi secundario y también en la escuela primaria.


        Los evaluados con los promedios más altos tenían más puertas abiertas, sí. Pero no era garantía de que luego en el ejercicio de su conocimiento, realmente fueran los mejores.
        Observando a mis alumnos veía "malos" estudiantes que fuera del ámbito educacional eran brillantes, creativos, inteligentes y... en más de una oportunidad me he preguntado:

¿Qué le pasa a este niño?

        Y hasta con algún hijo mío. Personas destacadas en todo, o casi todo, lúcidas, muy valoradas en ciertas áreas pero con bajo rendimiento académico. Y estoy hablando de individuos absolutamente normales, bien adaptados y hasta felices. De familias armónicas y equilibradas. Niños entusiastas, con ideas y objetivos claros parecían perder la motivación al incorporarse a los procesos de enseñanza y de aprendizaje del colegio. No lograban engranar en esa mecánica propuesta por la escuela [2].
        Los logros eran obtenidos a través de costosos esfuerzos que los alejaban de manera inconsciente del estudio. Produciéndose así un círculo vicioso, una asociación equivocada de aprender-dolor y, por ende, un rechazo al estudio.


        Hoy tengo una respuesta, no la única, por supuesto, a aquella primera pregunta:

¿Qué le pasa a este niño?

        El Dr. Howard Gardner, director del Proyecto Zero y profesor de psicología y ciencias de la educación en la Universidad Harvard ha propuesto su teoría de las Inteligencias Múltiples.
        Hasta ahora hemos supuesto que la cognición humana era unitaria y que era posible describir en forma adecuada a las personas como poseedoras de una única y cuantificable inteligencia. Pues la buena noticia es que en realidad tenemos por lo menos ocho inteligencias diferentes. Cuantificadas por parámetros cuyo cumplimiento les da tal definición. Por ejemplo: tener una localización en el cerebro, poseer un sistema simbólico o representativo, ser observable en grupos especiales de la población tales, como "prodigios" y "tontos sabios" y tener una evolución característica propia.
        La mayoría de los individuos tenemos la totalidad de este espectro de inteligencias. Cada una desarrollada de modo y a un nivel particular, producto de la dotación biológica de cada uno, de su interacción con el entorno y de la cultura imperante en su momento histórico. Las combinamos y las usamos en diferentes grados, de manera personal y única.

Pero... ¿qué es una inteligencia?

        Es la capacidad para:

... ¿y cuáles son estas ocho inteligencias?

Inteligencia Musical es la capacidad de percibir, discriminar, transformar y expresar las formas musicales. Incluye la sensibilidad al ritmo, a la altura y al timbre.
        Está presente en compositores, directores de orquesta, críticos musicales, músicos, luthiers y oyentes sensibles, entre otros.
        Los niños que la evidencian se sienten atraídos por los sonidos de la naturaleza y por todo tipo de melodías. Disfrutan siguiendo el compás con el pie, golpeando o sacudiendo algún objeto rítmicamente.

Inteligencia Corporal-cinestésica es la capacidad para usar todo el cuerpo en la expresión de ideas y sentimientos, y la facilidad en el uso de las manos para transformar elementos. Incluye habilidades de coordinación, destreza, equilibrio, flexibilidad, fuerza y velocidad, así como la capacidad cinestésica y la percepción de medidas y volúmenes.
        Se manifiesta en atletas, bailarines, cirujanos y artesanos, entre otros.
        Se la aprecia en los niños que se destacan en actividades deportivas, danza, expresión corporal y/o en trabajos de construcciones utilizando diversos materiales concretos. También en aquellos que son hábiles en la ejecución de instrumentos.

Inteligencia Lingüística es la capacidad de usar las palabras de manera efectiva, en forma oral o escrita. Incluye la habilidad en el uso de la sintaxis, la fonética, la semántica y los usos pragmáticos del lenguaje (la retórica, la mnemónica, la explicación y el metalenguaje).
        Alto nivel de esta inteligencia se ve en escritores, poetas, periodistas y oradores, entre otros.
        Está en los niños a los que les encanta redactar historias, leer, jugar con rimas, trabalenguas y en los que aprenden con facilidad otros idiomas.

Inteligencia Lógico-matemática es la capacidad para usar los números de manera efectiva y de razonar adecuadamente. Incluye la sensibilidad a los esquemas y relaciones lógicas, las afirmaciones y las proposiciones, las funciones y otras abstracciones relacionadas.
        Alto nivel de esta inteligencia se ve en científicos, matemáticos, contadores, ingenieros y analistas de sistemas, entre otros.
        Los niños que la han desarrollado analizan con facilidad planteos y problemas. Se acercan a los cálculos numéricos, estadísticas y presupuestos con entusiasmo.

Inteligencia Espacial es la capacidad de pensar en tres dimensiones. Permite percibir imágenes externas e internas, recrearlas, transformarlas o modificarlas, recorrer el espacio o hacer que los objetos lo recorran y producir o decodificar información gráfica.
        Presente en pilotos, marinos, escultores, pintores y arquitectos, entre otros.
        Está en los niños que estudian mejor con gráficos, esquemas, cuadros. Les gusta hacer mapas conceptuales y mentales. Entienden muy bien planos y croquis.

Inteligencia Interpersonal es la capacidad de entender a los demás e interactuar eficazmente con ellos. Incluye la sensibilidad a expresiones faciales, la voz, los gestos y posturas y la habilidad para responder.
        Presente en actores, políticos, buenos vendedores y docentes exitosos, entre otros.
La tienen los niños que disfrutan trabajando en grupo, que son convincentes en sus negociaciones con pares y mayores, que entienden al compañero.

Inteligencia Intrapersonal es la capacidad de construir una percepción precisa respecto de sí mismo y de organizar y dirigir su propia vida. Incluye la autodisciplina, la autocomprensión y la autoestima.
        Se encuentra muy desarrollada en teólogos, filósofos y psicólogos, entre otros.
La evidencian los niños que son reflexivos, de razonamiento acertado y suelen ser consejeros de sus pares.

Inteligencia Naturalista es la capacidad de distinguir, clasificar y utilizar elementos del medio ambiente, objetos, animales o plantas. Tanto del ambiente urbano como suburbano o rural. Incluye las habilidades de observación, experimentación, reflexión y cuestionamiento de nuestro entorno.
        La poseen en alto nivel la gente de campo, botánicos, cazadores, ecologistas y paisajistas, entre otros.
        Se da en los niños que aman a los animales, las plantas; que reconocen y les gusta investigar características del mundo natural y del hecho por el hombre.

¡Cuánta posibilidad intelectual! ¡Cuánta capacidad de desarrollo!


        Sin embargo, cuando analizamos los programas de enseñanza que impartimos, que obligamos a nuestros alumnos seguir, a nuestros hijos; vemos que se limitan a concentrarse en el predominio de las inteligencias lingüística y matemática dando mínima importancia a las otras posibilidades del conocimiento. Aquí el por qué muchos alumnos que no se destacan en el dominio de las inteligencias académicas tradicionales, no tienen reconocimiento y se diluye así su aporte al ámbito cultural y social. Y hasta pensamos de ellos que han fracasado, cuando en realidad estamos suprimiendo sus talentos.
        A veces, muy lamentablemente, he podido escuchar a algunos profesores expresar "mi materia es filtro". En general se refieren a matemática y lengua. Lo dicen y lo peor, tal vez, es que lo piensan. Se privilegia de esta manera una visión cultural. Hoy es la técnica. Así como ayer en época de Mozart, en una Europa en que florecían las artes en general, mecenas adinerados sostenían a los artistas reforzando la jerarquización y desarrollo de las que hoy conocemos y denominamos inteligencia musical e inteligencia espacial. De esta manera la cultura imperante favorece y valoriza a algunas inteligencias en detrimento de otras. Crecen así intelectos de parcial desarrollo que de otra manera podrían ser mucho más completos.

Entonces. ¿Por dónde empezar?

        Es evidente que tanto el hogar como la escuela son, por el momento en que intervienen y su capacidad de interactuar, los responsables regios de la educación de los niños. Los medios son poderosos sugerentes, manipuladores gigantes con uso abusivo de los subjetivemas, pero es el feedback del padre y del maestro lo que más incidencia tiene en el desarrollo del intelecto.
        Los niños viven pendientes del reconocimiento de los adultos. La expresión valorativa de las figuras parentales es dramáticamente poderosa en la mente en formación del infante.
        Existen dos tipos de experiencias extremas que es importante tener en cuenta. Las experiencias cristalizantes y las paralizantes. Las primeras, son hitos en la historia personal, claves para el desarrollo del talento y de las habilidades en las personas.
        Se cuenta que cuando Albert Einstein tenía cuatro años su padre le mostró una brújula magnética. Ya en la adultez, el autor de la Teoría de la Relatividad, recordaba ese hecho como el motivador de su deseo imparable de desentrañar los misterios del universo.
        Como experiencia cristalizante, puede ser considerada también la de Yehudi Menuhin, uno de los grandes violinistas de la historia contemporánea. A los tres años fue llevado a un concierto de la Sinfónica de San Francisco. En esa oportunidad fue hechizado por el violinista que ejecutó el "solo". Pidió a sus padres que le regalaran un violín para su cumpleaños y que ese ejecutante fuese su profesor. Ambos deseos fueron satisfechos y el resto es historia. Él, histórico... y millonario.
        Por otro lado, como contrapartida, existen las experiencias paralizantes. Son aquellas que bloquean el desarrollo de una inteligencia. Podemos poner como ejemplo a un mal maestro que descalificó un trabajo, humillando con su comentario frente al aula la incipiente creación artística de un alumno. O la violenta evaluación de un padre cuando gritó "deja de hacer ese ruido" en el momento en que la fantasía del niño lo hacía integrar una "banda" importante en concierto y golpeaba con dos palillos sobre la mesa.
        Las experiencias de este tipo están llenas de emociones negativas, capaces de frenar el normal desarrollo de las inteligencias. Sensaciones de miedo, vergüenza, culpa, odio, impiden crecer intelectualmente. Es probable así que luego el niño decida no acercarse más a un instrumento musical o no dibujar más porque ya decidió que "no sabe hacerlo".
        La responsabilidad de las figuras parentales es enorme. Hay que tomar conciencia de ello y actuar en beneficio del niño.
        Los padres en casa, con estímulo, comprensión y aliento. Los docentes cambiando el enfoque del proceso de enseñanza y de aprendizaje. Aplicando el concepto de las inteligencias múltiples, desarrollando estrategias didácticas que consideren las diferentes posibilidades de adquisición del conocimiento que tiene el individuo. Si el niño no comprende a través de la inteligencia que elegimos para informarlo, considerar que existen por lo menos siete diferentes caminos más para intentarlo. También enriqueciendo los entornos de aula, promoviendo amplitud y posibilidades de interactuar de diversas formas con compañeros y objetos a elección del alumno.
        Habrá además que desarrollar un nuevo concepto y sistema de evaluación. No podemos seguir evaluando a la persona multinteligente a través de una única inteligencia.
        El ser humano es mucho más completo y complejo. Hoy lo sabemos. Por último habrá que modificar la currícula.

¿Y cómo hacemos para transformar una escuela tradicional en una de inteligencias múltiples?

        Éste evidentemente es un trabajo en equipo. Los principales responsables serán los docentes que decidan hacer o intervenir en este proceso. En él participan los docentes, desde sus diferentes roles (directivos, profesores maestros), alumnos y padres. Una de las consecuencias más alentadores y fácilmente observable es el alto nivel de motivación y alegría que se produce en los educandos. A esto hay que agregar la aparición del humor en las tareas. Esto último transforma realmente el preconcepto que del "tener que ir a la escuela" generalmente tienen nuestros niños. El concurrir al colegio se transforma así en algo grato, divertido y útil.
        Ya países como Canadá, Estados Unidos, Venezuela, Israel e Italia, entre otros, están trabajando sobre este tema. En nuestra Argentina hay gente capacitándose y algunas escuelas están iniciando la experiencia. Estados Unidos es el país que ha tomado la delantera, ya hay más de cincuenta escuelas estatales de I.M. en funcionamiento.
        Como en toda tarea, existen diferentes pasos a seguir para transformar una escuela tradicional en una de I.M., lo primero es aprender la nueva teoría. Pero antes, querer hacerlo. Es imprescindible que los docentes sean voluntarios en este proceso de cambio. En forma general habrá que seleccionar y capacitar a los integrantes del proyecto. Informar a los padres y alumnos. Prender la llama de la motivación y el asombro en todos los integrantes de la escuela.
        Hay que tener presente que no existe un modelo a copiar, hay que crear uno nuevo. Cada escuela de I.M. será fruto de la capacidad y creatividad del equipo. Porque siempre será un trabajo en equipo. Con lo cual ya estamos practicando un método enriquecedor de trabajo.
        Trabajar en grupo genera el fenómeno del efecto sinérgico, el cual hace que "el todo sea mayor que la suma de las partes".
        Una idea es conformar en un principio, equipos que desarrollen diferentes partes de este cambio. Por ejemplo, un equipo trabajará en el desarrollo de estrategias didácticas; otro se hará cargo de las modificaciones a implementar en los entornos de aula. Otro encarará los nuevos métodos de evaluación. Y así sucesivamente.
        Este será un primer paso a fin de realizar y responsabilizar tareas. Luego, está claro que todos intervendrán en todo. En un aporte permanente pues el proceso es totalmente dinámico.
        Por último se determinará cuándo, cómo, quiénes, dónde y empezar. Y con ello, se hará un cronograma que nos guíe.
        Se abre así a partir de esta teoría de las I.M. una revolución en la enseñanza. La teoría está. El conocimiento, de las diferentes inteligencias, al alcance de los docentes, de los padres y de las autoridades responsables de la educación. Sólo hace falta tomar el desafío y ponerlo en marcha.
        La experiencia de más de diez años de aplicación de este enfoque teórico deja un corolario que puede resumirse en los siguientes logros:

        Creo que estos logros, por sí solos, son suficientes para hacer el cambio.

Apéndice

Resumen del trabajo

        Este análisis nos da cuenta de la equivocación que se comete al describir a las personas como poseedoras de una única y cuantificable inteligencia.
        Pues el ser humano tiene, por lo menos, ocho inteligencias diferentes. Cada una desarrollada de modo y a un nivel particular.
        Ellas son la Inteligencia Musical, Corporal-cinestésica, Lingüística, Lógico-matemática, Espacial, Interpersonal, Intrapersonal y Naturalista.
        Pero los programas de enseñanza sólo se basan en las inteligencias lingüística y matemática, dando una mínima importancia a las otras.
        Es por ello que para lograr el objetivo de transformar a la escuela tradicional en una de Inteligencias Múltiples, tenemos que partir desde un trabajo en equipo en el que intervengan la escuela -docentes-, y el hogar -los padres-.

Algo de historia

        La historia comienza en 1967 cuando en la Escuela de Egresados de Harvard se crea un grupo de trabajo con la denominación de Project Zero.
        Su objetivo era estudiar el Potencial Humano e inicia sus tareas bajo la dirección de Nelson Goodman. Esta conducción trabaja con una orientación filosófica.
        En 1972 asumen la dirección del proyecto Howard Gardner y David Perkins los cuales lo orientan en una visión neurobiológica, ayudados por los avances que la tecnología produce en el conocimiento del funcionamiento del cerebro.
        En 1979 la fundación holandesa Bernard Van Leer, hace un aporte económico en becas muy importante. Su deseo era que se hallaran respuestas para los veteranos de guerra lesionados cerebrales.
        En 1983 los hallazgos realizados son publicados por H. Gardner en su libro "Estructuras de la mente".
        Su difusión provoca una revolución en la educación. El saber que existen en todos nosotros ocho inteligencias diferentes, con las cuales podemos aprender de distinta manera. Que todos nos destacamos en algunas. Que podemos enseñar a los niños desde sus habilidades, con lo cual todos llegan al conocimiento. Ha producido en las escuelas más actualizadas un cambio radical en la manera de trabajar con los alumnos. Los muy buenos resultados son manifestados por padres, alumnos y docentes.

Tabla resumen de Inteligencias Múltiples

Las ocho inteligencias

Inteligencia

Síntesis

Musical percibir, discriminar, transformar y expresar las formas musicales. Incluye la sensibilidad al ritmo, a la altura y al timbre
Corporal-cinestésica usar todo el cuerpo en la expresión de ideas y sentimientos y la facilidad en el uso de las manos para transformar elementos. Incluye habilidades de coordinación, destreza, equilibrio, flexibilidad, fuerza y velocidad, así como la capacidad cinestésica y la percepción de medidas y volúmenes
Lingüística usar las palabras de manera efectiva, en forma oral o escrita. Incluye la habilidad en el uso de la sintaxis, la fonética, la semántica y los usos pragmáticos del lenguaje
Lógico-matemática usar los números de manera efectiva y razonar adecuadamente. Incluye la sensibilidad a los esquemas y relaciones lógicas
Espacial pensar en tres dimensiones. Permite percibir imágenes externas e internas, recrearlas, transformarlas o modificarlas, recorrer el espacio o hacer que los objetos lo recorran y producir o decodificar información gráfica
Interpersonal entender a los demás e interactuar eficazmente con ellos. Incluye la sensibilidad a expresiones faciales, la voz, los gestos y posturas y la habilidad para responder
Intrapersonal construir una percepción precisa respecto de sí mismo y de organizar y dirigir su propia vida. Incluye la autodisciplina, la autocomprensión y la autoestima
Naturalista distinguir, clasificar y utilizar elementos del medio ambiente, objetos, animales o plantas. Incluye las habilidades de observación, experimentación, reflexión y cuestionamiento de nuestro entorno

NOTAS
1. Fernando Horacio Lapalma, psicólogo argentino. El título original del presente artículo es "¿Qué es eso que llamamos Inteligencia?" con el subtítulo "La Teoría de las Inteligencias Múltiples y la Educación". Email: f_lapalma@sinectis.com.ar - Sitio web: www.lapalmaconsulting.com
2. Conozco casos a través de mi tarea en consultorio de niños que habían sido "etiquetados" como alumnos con dificultades en el aprendizaje o por déficit de atención. Sometidos a tratamiento con medicación y fundamental y lamentablemente considerados "enfermos mentales".