PSICOLOGÍA Y PEDAGOGÍA -II
PSICOLOGÍA Y PEDAGOGÍA
JEAN PIAGET, 1965. ED. CRÍTICA, 2005
TEXTO EN INTERNET [1]
Trad. FRANCISCO FERNÁNDEZ BUEY, DEL FRANCÉS


Parte I   Parte II

Los institutos de investigación

Con razón se ha buscado remedio a las diferentes situaciones que acabamos de describir, en primer lugar, en la creación de institutos de investigación pedagógica, que se han multiplicado en el curso de los últimos años. Este movimiento se ha generalizado lo suficiente como para que la Oficina Internacional de Educación haya podido emprender una encuesta comparativa sobre el tema y ponerla a discusión en una de las conferencias internacionales de Instrucción pública.
        Pueden distinguirse tres tipos distintos de estos institutos: las academias de ciencias pedagógicas, que tienen un puesto de honor en las repúblicas populares del Este, los institutos de ciencias de la educación o departamentos de educación ligados a las universidades, como facultades, departamentos o institutos interfacultades, y los centros, oficiales o no, de investigaciones independientes de academias y universidades (museos pedagógicos, etc.).


        Las academias pedagógicas constituyen un modelo de organización de investigaciones con amplia financiación estatal y suficiente autonomía para los investigadores en los detalles de sus trabajos (los investigadores apenas encuentran otra interferencia que la obligación, bastante corriente, de presentar planes de investigación con alcance de varios años, lo que, dada la imprevisión de la investigación, presenta a menudo un aspecto un tanto artificial). El número de los psicólogos dedicados a la infancia, que disponen de un laboratorio y ayudantes, es considerable, y esto conduce a una colaboración bastante estrecha en las particularidades de los problemas pedagógicos. Por ejemplo, hemos visto en Moscú los resultados de investigaciones que consisten en tomar medidas perceptivas (constancias, etc.) en situaciones de actividad y juego para luego compararlas con medidas procedentes de otros contextos, con el fin de demostrar los efectos de la acción y el interés sobre la misma percepción. La elección de un tema tal testimonia la preocupación por la relación con problemas generales importantes para la pedagogía y una cierta independencia con respecto a las aplicaciones inmediatas que limitaron el campo de las investigaciones. Pero, además, está claro que se tiene a los educadores al corriente de los resultados obtenidos en un considerable número de otras investigaciones sobre las mismas particularidades de problemas de enseñanza. En general, los interesados están satisfechos de esta organización y las adaptaciones deseadas se reducen principalmente a dos: coordinación entre los trabajos de las academias y los de las universidades y coordinación entre la práctica de la investigación y la formación de los docentes, que sigue siendo confiada a institutos pedagógicos distintos de los centros de investigación.
        El segundo tipo de institutos de investigación es el de las universidades, donde los profesores encargados de enseñar las diferentes ramas de la pedagogía están obligados a organizar investigaciones tanto como a dar los cursos. Una tendencia bastante extendida hace algunos años era la de crear en algunas universidades “facultades de Pedagogía” junto a las de Letras, Ciencias o Ciencias sociales, etc. Pero los conocidos inconvenientes del sistema de facultades (que tiende a recluir el saber en compartimentos estancos e impedir las relaciones interdisciplinarias, vitales para el desarrollo de ciertas ramas) son aún más flagrantes en el campo de la educación que en otros; en efecto, los problemas esenciales de la investigación pedagógica consisten en fecundarla, en relación con otras disciplinas, y sacar a los investigadores de su aislamiento e incluso curarles su sentimiento de inferioridad. Por otra parte, él Instituto Jean-Jacques Rousseau, cuando se le adhirió a la Universidad de Ginebra (última etapa, en 1948), rehusó que se lo constituyese en facultad, como se le proponía, y prefirió el sistema de un instituto interfacultades, cuya sección de psicología dependiera de la facultad de Ciencias (la psicología experimental quedaba en Ciencias y las ramas de psicología infantil y psicología aplicada pasaban al instituto) y la sección de pedagogía de la de Letras (la cátedra principal quedaba en Letras y las cátedras anexas pasaban al instituto). Es posible que esta fórmula de institutos interfacultades tenga algún porvenir para otras disciplinas y hay que señalar que ha sido adoptada en la Universidad de Amsterdam para el conjunto de la filosofía.
        Otra forma de relación entre la investigación pedagógica y la vida universitaria es la que corresponde a las organizaciones anglosajonas, donde la unidad funcional está constituida por los departamentos más que por las facultades. En tales casos existe un departamento de Educación con la misma categoría que los de Psicología, etc., y pueden citarse, tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos, numerosos departamentos de Educación que son muy activos y proporcionan hermosas investigaciones. Pero sus miembros se quejan, a veces, de dos inconvenientes. Uno es la ruptura introducida entre la psicología y la pedagogía. A menudo, se pone remedio a esto colocando la psicología infantil en la pedagogía, pero al precio de separar la psicología genética de la psicología experimental (lo que, frecuentemente, ha sido bastante nefasto) sin remediar suficientemente el aislamiento posible del departamento de Educación. Otro inconveniente, discretamente señalado, es que los matemáticos, físicos, biólogos, etc., que destacan poco en sus respectivas ramas tienen la posibilidad de encontrar en los departamentos de Educación salidas para enseñar didáctica de las matemáticas, de la física o de la biología, lo que no siempre contribuye al avance de la investigación en pedagogía.
        Generalmente, estas distintas fórmulas de inserción de la investigación pedagógica en las universidades han resultado, en cierto modo, fecundas, especialmente en la medida en que han conseguido integrar el cuerpo docente en las estructuras de nivel superior, gracias a los diversos modos de preparación de maestros en la misma universidad; de esto hablaremos más adelante.
        En cuanto a los centros de investigación independientes de las academias y universidades, pueden tener mucha actividad. Unos son oficiales y dependen de los ministerios más que las universidades. Otros, como en Estados Unidos, dependen de fundaciones privadas y pueden presentar una notable flexibilidad, como lo prueban varios “proyectos” sobre la enseñanza de las ciencias desde los grados elementales; bajo la influencia de diversos acontecimientos, con los que tiene mucho que ver el “sputnik”, se ha hecho posible, por ejemplo, que físicos de renombre se interesen cuidadosamente en la adquisición de ciertos modos de pensamiento, lo que redunda en provecho de la pedagogía.

Pedagogía científica y determinación de los fines de la educación

        No hay que decir que es a la sociedad a quien corresponde fijar los fines de la educación que ella misma proporciona a las generaciones que crecen; lo que, por otra parte, la sociedad hace siempre de forma soberana, de dos maneras. En primer término, fija los fines de forma espontánea por las exigencias del lenguaje, de las costumbres, de la opinión, de la familia, es decir, a través de las múltiples formas de acción colectiva por mediación de las cuales las sociedades se conservan y se transforman, formando a cada generación nueva en el molde estático o móvil de las precedentes. Después los fija reflexivamente por medio de organismos estatales o instituciones particulares según los tipos de educación proyectados.


        No obstante, la determinación de los fines de la educación no se hace al azar. Incluso cuando se realiza de manera espontánea obedece a leyes sociológicas que pueden ser analizadas, y este estudio sirve para aclarar las decisiones reflexivas de las autoridades en materia de educación. En cuanto a las decisiones, en general sólo se toman en función de informaciones de toda clase y no únicamente políticas, sino también económicas, técnicas morales, intelectuales, etcétera. Generalmente, las informaciones se recogen sólo mediante consultas directas a los interesados y es cierto que hay que empezar por ahí, por ejemplo, en cuanto a las necesidades técnicas y económicas de la sociedad; pero también en este punto sería muy interesante que los responsables de las directrices que han de darse a los educadores estén en posesión de estudios objetivos sobre las relaciones entre la vida social y la educación.
        En efecto, no basta fijar los fines para poderlos alcanzar, pues queda por examinar el problema de los medios, que depende más de la psicología que de la sociología y que al mismo tiempo condiciona la elección de los fines. En este sentido Durkheim ha simplificado demasiado las cosas al sostener que el hombre a educar es un producto de la sociedad y no de la naturaleza; falta señalar que la naturaleza no se somete a la sociedad más que en ciertas condiciones y que conocerlas aclara, en lugar de dificultar, la elección de los fines sociales. Pero es que además, limitándose a los fines, los diversos objetivos deseados pueden ser más o menos compatibles o contradictorios entre sí; por ejemplo, no está nada claro que pueda esperarse de los individuos a formar que sean constructores e innovadores en ciertos campos de las actividades sociales en que se necesitan grandes cualidades y, a la vez, rigurosos conformistas en otras ramas del saber y de la acción. Por tanto, o la determinación de los fines de la educación sigue siendo asunto de opiniones autorizadas y del empirismo, o debe ser objeto de estudios sistemáticos, según lo que se ha podido apreciar cada vez más en estos últimos años.
        Se ha desarrollado, en consecuencia, una sociología de la educación que ha despreciado un tanto (pero volverá sobre ellos) los grandes problemas discutidos por los fundadores de esta disciplina, Durkheim y Dewey, y se ha especializado en el estudio de las estructuras concretas: por ejemplo, el estudio de la clase de escuela como grupo que tiene su dinámica propia (sociometría, comunicación efectiva entre maestros y alumnos, etc.), el estudio del cuerpo docente como categoría social (reclutamiento, estructuras jerárquicas, ideología, etc.) y, sobre todo, el estudio de la población discente: el origen social de los alumnos según los niveles alcanzados, las salidas, los obstáculos, el relevo, la movilidad social en las perspectivas educativas, etc.
        Estos problemas relativos a la población discente son los que han llamado más la atención y los más importantes, efectivamente, para juzgar sobre los fines de la instrucción. La “economía de la educación” empieza a conocer grandes desarrollos: estudio de los acuerdos y discordancias entre los sistemas educativos y las necesidades económicas y sociales de la colectividad, naturaleza y amplitud de los recursos puestos a disposición de la escuela, productividad del sistema, relaciones entre la orientación de la juventud en la escuela y la evolución de las formas de actividad económica, etc.
        No hay ninguna duda de que el conjunto de estos trabajos tiene un interés fundamental para la “planificación” de la enseñanza de la que se ocupan hoy casi todos los países y que consiste en dejar a punto proyectos con varios años de antelación. En efecto, la planificación está relacionada de forma natural con una determinación de los fines a conseguir, y esta determinación podría clarificar la sociología de la educación en diversos grados.
        La planificación y la fijación de los fines pedagógicos, se dirá más directamente, pueden encontrar las informaciones necesarias en los trabajos de educación comparada tal como se han multiplicado en los Estados Unidos (Kandel, etc.), en Gran Bretaña (Lauwerys, etc.) y que en la Oficina Internacional de Educación prosigue, P. Rosselló, apoyándose en los informes anuales de los ministerios de Instrucción pública consignados en el Annuaire internacional de L'éducation et de l'instructíon. Principalmente mediante la comparación de las indicaciones cuantificables se llega a extraer ciertas tendencias según los crecimientos o disminuciones de un año a otro, o ciertas correlaciones en función de la interdependencia de los problemas. Sin embargo, hay que entender con claridad que la educación comparada sólo tiene futuro si se subordina resueltamente a la sociología, es decir, a un estudio detallado y sistemático del condicionamiento social de los sistemas educativos; y que todo estudio cuantitativo, infinitamente delicado en sí, falto de unidades de medida (de aquí los métodos “ordinales”, con todas las precauciones que suponen) sólo tiene significación subordinado a los análisis cualitativos, lo que obliga a volver a los grandes problemas ineludibles.

La pedagogía experimental o el estudio de los programas y de los métodos

        Tanto si los programas y los métodos didácticos son impuestos por el Estado o abandonados a la iniciativa de los docentes, es evidente que nada fundamentado puede decirse en cuanto a su rendimiento efectivo, ni en cuanto a los múltiples efectos imprevistos que pueden tener sobre la formación general de los individuos, sin un estudio sistemático que disponga de todos los medios de control tan precisos que han elaborado la estadística moderna y las diversas investigaciones psico-sociológicas.
        Por ello, desde hace décadas, bajo el nombre de “pedagogía experimental” se ha constituido una disciplina especializada en el estudio de tales problemas. En una obra que lleva el doble título de Psychologie de l'enfant et pédagogie expérimentale y que fue objeto de numerosas ediciones y traducciones a principios de este siglo, Claparède mostraba ya que la pedagogía experimental no es una rama de la psicología (salvo que se quiera integrar en esta última todas las actividades de los maestros); en efecto, la pedagogía experimental sólo se ocupa del desarrollo y los resultados de procesos propiamente pedagógicos, lo que no significa, como veremos, que la psicología no constituya una referencia necesaria, pero sí que obliga a decir que los problemas planteados son otros y conciernen menos a los caracteres generales y espontáneos del niño y su inteligencia que a su modificación por el proceso en cuestión.
        Por ejemplo, un problema de pedagogía experimental es decidir si la mejor manera de aprender a leer consiste en empezar por las letras, pasar después a las palabras y finalmente a las frases de acuerdo con el método clásico llamado “analítico”, o si vale más proceder por orden inverso según el método “global” de Decroly. Sólo un estudio paciente, metódico, aplicado a grupos comparables de sujetos en tiempos igualmente comparables y neutralizando tanto como se pueda los factores adventicios (valor de los maestros y preferencias por uno u otro método, etc.) puede permitir resolver la cuestión, y queda excluido buscar una solución en consideraciones deductivas a partir de conocimientos experimentales proporcionados por la psicología sobre el papel de las “gestalts” en la percepción y sobre el carácter sincrético o global de las percepciones infantiles (aun cuando es de tales consideraciones de donde ha partido Decroly para imaginar su método, lo que no constituye, sin embargo, una verificación). Algunos estudios sobre el tema, aún muy incompletos, han conducido a sostener que el método global, de rendimiento más rápido, perjudica al conocimiento ulterior de la ortografía, pero esto es sólo una constatación ocasional que exige nuevos y muy delicados controles (basta pensar en numerosos adultos que, al dudar entre dos posibles formas ortográficas, escriben la palabra en cuestión de dos maneras y eligen según la figura obtenida, lo que de hecho consiste en reconocer la buena ortografía según una configuración global). Parece que otras investigaciones han mostrado que los resultados obtenidos varían según los tipos de niños y especialmente según los tipos de actividades a que se recurre para asociar los ejercicios “globales”, lo que ha llevado recientemente a una pedagoga de Sherbrooke, en Canadá, a imaginar un método mixto, sobre todo global, pero por el que los niños construyen, ellos mismos y en común, frases mediante posibles combinaciones entre palabras presentadas por cada uno de los miembros del grupo. De aquí se deriva una nueva exigencia de investigaciones y controles, teniendo en cuenta esta tercera posibilidad y comparándola con las otras. Algunos autores han sostenido que el problema está mal planteado si se lo limita a los factores perceptivos y amnésicos, y que la verdadera cuestión está en situar al nivel de las significaciones y del juego relaciones entre los signos y los significados, etcétera; desde este punto de vista se ofrecen a la pedagogía experimental un conjunto de experiencias nuevas que, por otra parte, no excluyen en absoluto la necesaria relación con los factores perceptivos, que, aunque no resultan decisivos, no son por sí mismos rechazables.
        Este ejemplo banal muestra ya la complejidad de los problemas que se plantean a la pedagogía experimental si se quiere juzgar los métodos, mediante criterios objetivos y no solamente según evaluaciones de maestros interesados, inspectores o padres de alumnos; además, muestra que los problemas son efectivamente de orden pedagógico y no puramente psicológicos, ya que la medida de un rendimiento escolar obedece a criterios que incumben sólo al educador, aun cuando los métodos empleados converjan en parte con los de la psicología. Por el contrario, en el curso de los últimos años y en el seno de los círculos pedagógicos de lengua francesa, se ha suscitado la cuestión de la necesaria colaboración entre la pedagogía y la psicología infantil o la independencia radical de la primera.
        Este problema no se ha planteado en los países anglosajones ni en las repúblicas populares, en cuyos centros de investigación, dependientes de las universidades o de academias pedagógicas, se sabe perfectamente que la pedagogía experimental tiene necesidad de la psicología de la misma manera que la medicina reposa sobre la biología o la fisiología, sin confundirse con ellas. Por el contrario, R. Dottrens, en el seno de la asociación de pedagogía experimental en lengua francesa que él contribuyó a crear, ha sostenido la tesis de la independencia completa de esta disciplina y, cosa curiosa, ha invocado para defenderse textos de Claparède, que muestran simplemente la diferencia de los problemas, como si toda la obra del fundador del Instituto J. J. Rousseau no tendiera a asentar la pedagogía sobre bases psicológicas sólidas. De hecho, el problema es muy simple y su solución sólo depende de la modestia o amplitud de las ambiciones de la pedagogía experimental.
        Si ésta quiere limitarse, de acuerdo con el esquema positivista de la ciencia, a una simple investigación de hechos y leyes, sin pretender explicar lo que constata, no hay, naturalmente, ninguna necesidad de ligamen con la psicología. Se constatará, por ejemplo, que en tres grupos comparables de niños, con el método analítico se ha conseguido al cabo de un mes una lectura de n palabras durante 150 minutos, con el método global se ha conseguido una lectura de n' palabras y con el de Sherbrooke n", sobre el mismo texto. Por otra parte, se medirá la rapidez de los progresos de mes en mes; finalmente, se constatará que los mismos grupos, habiendo seguido cada cual por su lado las mismas enseñanzas, consiguen tales o cuales resultados en ortografía. Y se acabará con esto, lo cual permitirá, a lo sumo, una elección entre los métodos en discusión.
        Sin embargo, si la pedagogía experimental quiere comprender lo que hace y completar sus constataciones mediante interpretaciones causases o “explicaciones”, es evidente que le será necesario recurrir a una psicología precisa y no meramente a la del sentido común. Siguiendo con el ejemplo citado, la pedagogía necesitará estar informada de cerca en los campos de la percepción visual, de la percepción de las palabras, letras y frases, y le será necesario conocer las relaciones entre la percepción global y las “actividades perceptivas”, las leyes de la función simbólica, las relaciones entre la percepción de las palabras y el simbolismo, etc.
        El ejemplo escogido no tiene nada de excepcional. Cualquier método didáctico o cualquier programa de enseñanza, cuya aplicación y resultados han de ser analizados por la pedagogía experimental, implica problemas de psicología del desarrollo, psicología del aprendizaje y psicología general de la inteligencia. De aquí resulta que los progresos de la pedagogía experimental, en tanto que ciencia independiente por su objeto, están ligados, como en todas las ciencias, a investigaciones interdisciplinarias, si de lo que se trata es de constituir una verdadera ciencia, es decir, una ciencia explicativa y no solamente descriptiva, cosa que han comprendido, por lo demás, en su inmensa mayoría, los centros de investigación de esta joven disciplina. Lo que nosotros acabamos de decir se limita a enunciar algo que ya es moneda corriente durante los últimos años.

NOTAS
1. Primera Parte, Capítulo I. Revisión del texto en castellano y armado del documento: Pablo Bensaya y Debora Gentil, Buenos Aires, Argentina, http://presencias.net