EL ÁREA ANDINA
LAS CULTURAS PRECOLOMBINAS
PABLO BENSAYA
COMENTARIOS, presencias.net, ARGENTINA, 1999-2005
ORIGINAL


Prólogo   Parte I   Parte II   Parte III

Henri Lehmann, antropólogo francés, ha ganado merecida reputación en virtud de sus prolijas y eficientes búsquedas; excelente ha sido siempre su manejo de las fuentes. El autor de "La cerámica precolombina" nos propone aquí, en "Las civilizaciones precolombinas", alguna de sus conclusiones respecto de la 'Región Andina'.
        No hay en este trabajo alusión directa a la música. Salvo unas referencias, muy importantes por cierto, sobre un toque de caracola (trompeta natural) y la mención de músicos tomados como motivos para la ornamentación de la alfarería.


        Aquellos que estén buscando información estrictamente musical, equivocaron el escrito. Sin embargo es justamente a lo que me quiero referir al prologar tan digno material.
        La música, los instrumentos, no nacen por generación espontánea; responden linealmente a la cultura que les da origen. No siempre es fácil advertir esta linealidad, de serlo, buena parte de nuestros interrogantes tendrían ya su respuesta. Lehmann comienza diciendo "Los cronistas nos enseñan relativamente poco acerca de las culturas peruanas anteriores a la de los Incas", esto es real y aplicable a todo el espectro cultural. Por otro lado sería una locura basarse únicamente en relatos de cronistas. Una trompeta de caracol puede aparecer, y de hecho lo hace, en centenares de culturas, pero lo realmente trascendente es el significado que cada una de esas culturas da al instrumento. Coincidirán sus dimensiones, los modos de fabricación, aun la música misma, sin embargo lo más probable es que signifiquen cosas distintas conforme los grupos culturales.
        A veces, siguiendo en el mismo orden, resultan de una inocencia casi patológica las rotundas afirmaciones sobre el uso de la pentafonía o cosas por el estilo que ya sabemos de memoria como quien recita siempre la misma poesía. No estoy diciendo que no la usaran, digo que, en todo caso, esa base escalística fue empleada dentro de un contexto que implica: geografía, cosmovisión y en definitiva al hombre mismo. Es en este sentido que trabajos como el de Lehmann aportan datos para poder reconstruir aquel pasado musical. En investigación no debemos apartar ningún dato, al menos inicialmente, que nos pueda conducir a la satisfacción de nuestras preguntas.


        Tenemos aquí una vía para comprender. Ni única ni suficiente, un complemento para acometer cada vez con mayor precisión la reconstrucción del pasado. Ya ningún investigador moderno cae en ingenuidades como creer que con el hallazgo de un solo instrumento logrará convertirlo en paradigma cultural -por desgracia eso fue moneda corriente en un pasado no muy lejano. En todo caso puede optar por la escuela reconstruccionista; aunque eso es capítulo del cual me ocupo en otros escritos.
        Queda el lector con una gran aproximación a la historia, tan sólo una mínima parte, de "La Región Andina".