HALLAZGO MÚSICO-CEREBRAL
INVESTIGACIÓN MUSICAL - SALUD
PABLO BENSAYA
INTERNET, 1998-2001, presencias@hotmail.com
Trad. y Rev. TÉCNICA DEL AUTOR, R. ARGENTINA


Nota: En los artículos originales del Times, en inglés, existen repeticiones que hacen ininteligible el texto, además resulta claro que no fueron redactados por un técnico en la materia. Por tal motivo, y con total respeto al concepto, se han cambiado ciertos giros con el fin de dar a este material la claridad que merece

Artículo aparecido en el Journal Nature, 23 de abril de 1998

"Investigadores en la Universidad de Münster, Alemania, informaron que las lecciones de música en la niñez realmente agrandan el cerebro.


        El área para el análisis de las notas musicales es un 25% más grande en los músicos que en la gente que nunca ejecutó un instrumento. Los hallazgos sugieren que el área se va agrandado a través de la práctica y la experiencia.
        En los comienzos del entrenamiento musical, el área, al parecer, comienza a agrandarse".

Artículo apararecido en el New York Times, 5 de mayo de 1998

        "El descubrimiento, descrito el 23 de abril en el Journal Nature, fue hecho luego de que los científicos colocaran a músicos y no-músicos en una máquina cerebral magnética apuntada hacia la corteza auditiva, donde los sonidos son procesados. Esta parte del cerebro contiene células, llamadas neuronas, sensibles a las diferentes frecuencias sonoras. Las neuronas que se excitan frente a la misma frecuencia, tienden a agruparse en pequeñas islas formando una especie de mapa de frecuencias sonoras en la corteza auditiva.


        Los investigadores dijeron que los músicos usan más neuronas para procesar los sonidos, o mejorar su sincronización, debido a su entrenamiento. En cuanto a músicos con oído absoluto o relativo no se encontraron diferencias.
        El incremento en la respuesta a los sonidos recibidos fue el mismo para ejecutantes de piano, viento, o cuerda; aunque la mayoría de los músicos dijeron haber recibido una temprana instrucción musical."

Fuente: Nature, New York Times (http://www.nytimes.com)