NEUROCIENCIA Y MÚSICA
INVESTIGACIÓN MUSICAL - SALUD
PABLO BENSAYA
INTERNET, 1998-2001, presencias@hotmail.com
Trad. y Rev. TÉCNICA DEL AUTOR, R. ARGENTINA


Nota: Podemos ver que el presente informe posee la exacta línea que se ha mostrado en el trabajo 'Impactante hallazgo músico-cerebral'. Resulta de importancia que desde dos lugares bien diferentes se haya arribado conclusiones parciales casi idénticas

El 8 de noviembre de 1998, en la reunión anual de la Sociedad de Neurociencia que tuvo lugar en Los Ángeles, el Dr. Laurence Parsons de la Universidad de Texas-San Antonio, discutió los resultados de sus investigaciones. Mostraban, de modo significativo, que se usaba mucho más el cerebro, durante el aprendizaje musical, de lo que previamente se pensaba.


        El Dr. Parsons analizó la influencia de la música en el cerebro examinando a músicos expertos. Uno de los estudios encontró que el músico experto usa, ampliamente dispersado, áreas interconectadas del cerebro cuando ellas intentan acceder a los diferentes aspectos de la pieza de música incluyendo el ritmo, melodía y armonía. En adición, él y sus colegas encontraron que hay allí un área en la mitad derecha del cerebro que interpreta notas musicales escritas y pasajes de notas, como se sabe que se interpretan cartas escritas y palabras. Sus trabajos muestran un área del cerebro tradicionalmente pensada para coordinar solamente finos movimientos o conducta motora.
        "Creemos que éste es el primer estudio detallado de la función neuroanatómica de los músicos expertos comprendiendo la estructura musical" dice Parsons. Las investigaciones establecen que la estructura de la música, y nuestro uso de ella, es similar a la estructura del lenguaje y su uso. Una comprensión del papel cerebral que representa los aspectos separados de la música nos ayudará a identificar el mecanismo neural que existe específicamente para la música, específicamente para el lenguaje y el uso compartido entre las dos," dice Parsons. "El centro que está en la región derecha del cerebro para las notas y pasajes musicales que corresponden al lugar de la región izquierda del cerebro para cartas y palabras, ilustrará cómo un mecanismo neural puede estar presente en cada uno de los dos hemisferios cerebrales deviniendo especialmente adaptados para propósitos análogos pero con diferentes contextos de información."


        De acuerdo con las investigaciones, los no-músicos también están habilitados hacia una atención directa de los componentes musicales de la armonía, melodía y ritmo, pero probablemente con una más pequeña activación en la mayor parte de las mismas áreas musicales cerebrales en estudio.

Fuente: Larry Himes, AMC Music News, November 20, 1998