LAS DOS CARAS DEL GENOMA
REVISTA "MATICES"
LA DIRECTORA, matices@onenet.com.ar
MATICES, AGOSTO DE 2000, CÓRDOBA, ARGENTINA
ORIGINAL


Meses atrás, el mundo entero todo, no sólo el científico, escuchaba con asombro este nuevo descubrimiento que prometía, y aún promete por cierto, ser la verdad universal, el libro de la vida. En fin, ser todo. Hablamos del Proyecto Genoma Humano, que hizo poner en cadena televisiva en directo y simultáneo para todo el globo a los "padres" políticos de la criatura, Bill Clinton y Tony Blair junto a los padres científicos, explicando los aspectos generales del asunto. A diferencia de otras cuestiones, la versión oficial no fue cuestionada en absoluto. Así como se decía, así era. Sólo algunos hicieron hincapié en el aspecto ético del proyecto, una cuestión que siempre sale a la luz en esto de humanidad versus ciencia. Pero nada más. Este mes, en Matices, decidimos analizar las dos caras del genoma. Para ello, entrevistamos a la Sra. Ana Finkelberg, bióloga, investigadora, docente de la UNC y vecina de Urca. Aquí expone claramente qué hay detrás de este autodenominado Proyecto Genoma Humano.
        A grandes rasgos, ¿qué es el genoma y qué es este Proyecto?
        El genoma es como un alfabeto que lo comprende sólo la célula, y en base a la lectura que ella hace, fabrica las proteínas que nos hacen funcionar. Son 3.000 millones de partículas puestas en un orden definido. Eso se sabía desde hace tiempo, lo que se descubrió ahora es el orden de las moléculas, pero sólo se sabe para qué sirve el 5% de todo, el 95% se desconoce la función, se cree que ha sido importante para la etapa de la evolución anterior.
        ¿El genoma es el libro de la vida del ser humano?
        Es sólo un pedacito de lo que puede determinar a un individuo. Pensando que es todo, se descuenta el entorno, el medio social, político, económico. Hay cosas que no están en los genes, la homosexualidad, la violencia, no están en los genes. Pero este proyecto se explica desde l teoría del determinismo genético, que pretende explicar todo desde el funcionamiento interno del ser humano. El ejemplo más clásico en relación a esto es un par de gemelos. Los dos tienen idéntica carga genética, genéticamente son iguales, pero no van a tener vidas idénticas, por más que estén criados de igual forma. El individuo no se desarrolla igual ni frente a condiciones internas similares ni externas. Esto quiere decir que el genoma no es el mapa de la vida, es sólo el mapa genético; no determina todo, porque sino caeríamos en la ficción, en una máquina que a través de mezcla de genes fabricaría hombres adaptables a todo.
        ¿Hay como una violación a la elección del hombre?
        Como hombres todavía tenemos capacidad de elegir, y eso no es genético. Si a través de lo genético no nos van a dejar elegir, moriremos como especie. No creo que podamos evolucionar artificialmente; esto que nos llevó millones y millones de años, no quiero pensar que lo van a poder manejar artificialmente.
        ¿Qué otros intereses se mueven detrás de esto para que se le haya dado tanta importancia?
        La ciencia se ocupa de esto por otros intereses. El científico trabaja para la ciencia, pero de ahí hay un salto y pasa a la industria farmacéutica que está acechada para adueñarse de estos genes. La industria compra un gen de una enfermedad grave, fabrica proteínas para solucionarla, ¿pero quién va a poder comprarlos, para quién va a ser todo?. Aún no hay leyes, no está nada legislado, y así la pelea está dada entre los que quieren adueñarse de los genes.

Delatar el futuro

        "Hay un trasfondo que va más allá de lo científico. Darle prioridad a esto descarta la parte de la ecología... pudramos el ambiente, total con traer una buena carga genética, asegurado de tener unos genes bárbaros, ¿qué importa el ambiente, qué importa la educación?. No es muy racional pensar así", explica Finkelberg.
        ¿Pero es posible detectar enfermedades gracias al descubrimiento?
        Si, y se pueden fabricar medicamentos individuales, pero ¿Cuánto van a costar y quiénes can a acceder?. Además, también va a servir para frenar el envejecimiento, y eso es muy riesgoso. Dicen que el promedio de vida va a ser de 100 años, un mundo superpoblado y envejecido. Servirá para detectar y curar el cáncer, pero también para que uno vaya a buscar trabajo y lo rechacen porque de acá a 10 años va a sufrir hipertensión porque el genoma delata al hombre, lo expone. Y lo mismo va a pasar con las empresas de seguro, cobertura médica y tantas industrias más.
        Pero esta posibilidad de adelantarse a futuros riesgos ¿no es positiva?
        Yo no quiero saber lo que me va a pasar, es parte de la vida, el riesgo de vivir. Sin embargo la ciencia traspasó el umbral. Igualmente con temas como la inseminación artificial o la fecundación in vitro. Eso es hacer vida, sólo que se le da menos importancia porque los chicos se pueden comprar. Con el genoma se puede manejar el futuro del hombre, y eso es una barbaridad, Hitler queda chiquito al lado de esto.
        ¿Acaso es posible hablar de un nuevo "imperialismo?
        No quiero creer que se llegue a eso, no podemos volver a equivocarnos como humanos en permitir el determinismo genético. El más cruel de estos fue el Holocausto y tanto genocidio más que llevaron implícito el mejoramiento de la raza. Si bien la Unesco lo definió como Patrimonio de la Humanidad, laboratorios norteamericanos ya patentaron centenares de genes, ¿y qué puede ocurrir si estos conocimientos están en manos de empresas que cotizan en Wall Street?
        ¿Las naciones subdesarrolladas tendrán acceso a algo de todo esto?
        En tecnología estamos muy atrasados. El problema es que se van a adueñar de todos los medicamentos y vamos a tener que pagar las patentes para fabricarlos, y no todos los países van a poder acceder.
        De esta forma, si bien las perspectivas son peligrosas, hay, según interpretación de Ana Finkelberg, ciertos aspectos no desaprovechables o dos caras del genoma: "El tema del genoma se puede interpretar de dos maneras. La primera es terrible, los científicos van a manejar el futuro de la humanidad a través de la carga genética. O si no, saber que los genes definen parte de nuestras vidas, que somos todos casi iguales, ya que difiere en un 0,1% de un individuo a otro, y a eso mejorarle el entorno. Puede ser fantástico para tratar el SIDA, el cáncer y un montón de enfermedades hereditarias. No es para desmerecerlo en pocas manos".