LOS AMAUTAS
LA COLUMNA
WENCESLAO VILLANUEVA [1]
DIARIO 'PUBLIMETRO', 21-12-2000, BUENOS AIRES
ORIGINAL


El patrimonio cultural es de los indígenas

En el mundo indígena, cuando una persona llega a los cincuenta años, ingresa en el tiempo de la sabiduría.Esto significa que antes de ese período ningún hombre puede considerarse sabio. La prueba está en la actualidad, con la presencia dé los ancianos sabios (llamados amautas [2]) encabezando la práctica de las ceremonias correspondientes a la cosmovisión indígena. Estos mayores, considerados guías espirituales de las comunidades, son los que orientarán a sus jóvenes a seguir libres de toda dependencia que amenace su integridad y salud. Al respecto, caber mencionar el VI Seminario Amáutico Internacional Coctaca, realizado en febrero de 1998 en Jujuy (norte de Argentina); el III Re-Encuentro de Ancianos Amautas, Guías Espirituales y Seres Puentes del Continente Americano, que se llevó a cabo en Nuevo México, Estados Unidos, en octubre de 1999, y el reciente IV Re-Encuentro de Ancianos Amautas, Guías Espirituales y Seres Puentes, efectuado en Tiwanaku, Bolivia, en septiembre de 2000.
        En todos estos encuentros se hicieron presentes los guías espirituales del continente americano. También estuvieron los amautas aymaras, quienes reclaman que los gobiernos occidentales de turno dejen de lado la idea de incluir a uno de los Centros Espirituales de América Tiwanaku en el listado de Patrimonio Cultural de la Humanidad, tal como han sido afectados otros patrimonios propios de los pueblos indígenas de Argentina, cómo el Ischigualasto, conocido como el Valle de la Luna (San Juan), el Talampaya (La Rioja), las Cataratas del Iguazú (Misiones) y el Glaciar Perito Moreno (Santa Cruz).
        ¿Qué significa declarar a estos recursos naturales propios de los pueblos originarios de América como integrantes del Patrimonio Cultural de la Humanidad? Claro está que prevalece el interés de las multinacionales, ya que al estar nuestros bienes en esas condiciones las autoridades de turno pueden transferirlos, hipotecarlos y/o explotarlos a su manera teniendo en cuenta intereses personales, con la simple excusa de protegerlos. En este sentido, nuestros ancianos amautas se reunieron y declararon el Tiwanaku como patrimonio del pueblo aymara. Pregunto a las autoridades culturales y educativas: ¿por qué no se consulta a las comunidades indígenas antes de decidir la inclusión de nuestros centros sagrados (denominados recursos naturales) en el listado del llamado Patrimonio Cultural de la Humanidad?
        Ante a esta situación, los indígenas de América (abya yala) y los hermanos no indígenas que acompañan nuestro pensamiento debemos ponernos de pie para recuperar el Centro Espiritual de Tiwanaku, junto con las Cataratas del Iguazú, el Glaciar Perito Moreno, el Valle de la Luna, el Talampaya y otros (en Argentina), y las islas Galápagos (en Ecuador), el Jue y el Pantanal (en Brasil). Una vez más, vemos que no se respeta el pensamiento y la decisión de nuestros ancianos sabios, los amautas. Con esta actitud por parte de los gobiernos de despojar a los pueblos originarios de sus propios recursos naturales (que los indígenas consideramos sagrados) están atropellando todo lo que acompaña nuestra espiritualidad, que es la que nos fortalece.

NOTAS
1. Músico y docente aymara.
2. La ortografía original empleada por el autor es amawt'as.