DE LAS NUEVE
PASEOS EDUCATIVOS
PABLO BENSAYA
INTERNET, 1999-2009, presencias.net
ORIGINAL, DERECHOS RESERVADOS POR LEY 11723, ARGENTINA


Paseo 'De las Nueve'


        Si hablamos de música y del número nueve, una de las primeras ideas que nos viene a la mente es: Beethoven y sus inmortales nueve sinfonías. El paseo incluye una reseña biográfica, tablas sinópticas, fragmentos de 3 minutos en archivos midi del primer movimiento de cada sinfonía, fotos, fragmento de la Oda a la Alegría y sugerencias didácticas para padres y docentes.
        Véase al final del documento los Requerimientos de audio. El sonido se obtiene haciendo click en el altavoz que se encuentra en cada descripción.

Síntesis de las 9 Sinfonías

Sinfonía Nº Tonalidad Opus Movs Dedicada a Fecha
1 Do mayor 21 4 barón van Swieten 1799
2 Re mayor 36 4 príncipe Lichnowsky 1802
3 -Heroica- Mi bemol mayor 55 4 Napoleón, luego a "La memoria de un gran hombre" 1804
4 Si bemol mayor 60 4 conde de Oppersdorff 1806
5 Do menor 67 4 príncipe Lobkowitz y al conde Rasumovsky 1808
6 -Pastoral- Fa mayor 68 5 príncipe Lobkowitz y al conde Rasumovsky 1808
7 La mayor 92 4 conde Fries 1812
8 Fa mayor 93 4 dato desconocido 1812
9 -Coral- Re menor 125 4 Guillermo III, rey de Prusia 1823

Ludwig van Beethoven

        Nació el 16 o 17 de diciembre de 1770 en el número 20 de la calle Bonngasse (hoy museo que entre otras cosas posee el último de los pianos que usara el maestro), Bonn, Alemania. En 1792 viajó a Viena en donde habría de fijar su residencia hasta su muerte el 26 de marzo de 1827, es decir, vivió 57 años. Escribió un total de 135 opus entre los que se cuentan: sinfonías, sonatas para piano, cuartetos para cuerda, tríos. A esta cantidad de opus deben sumarse decenas de obras, en general para piano, que él mismo dejó fuera de catálogo.
        Ya en 1801 comenzó a sentir los primeros síntomas de su sordera progresiva, este hecho ha quedado registrado de puño y letra en el conocido y trágico documento conocido como "El Testamento de Heiligenstadt" (fue escrito cerca de Viena, en Heiligenstadt) de 1802, nos dice Beethoven en el comienzo del escrito "Para mí ya no puede haber más recreo en el contacto con mis semejantes... debo vivir como un exilado", ya en el párrafo final "Oh, Providencia, otórgame al menos un último día de puro gozo..." sigue una línea más y termina. Interesante es advertir que el testamento data del mismo año en el que compusiera su Sinfonía Nro. 2.
        En general al estudio de su obra se lo divide en tres períodos más o menos precisos: 1770-1800, 1800-1817 y 1817-1827; hay, además del análisis musical, buenos indicios de que estos períodos son bastante acertados. El primer período es asimilado a un tiempo de "fidelidad a los clásicos de la época" (aunque esto admite varias excepciones), su final coincide aproximadamente con el comienzo de su sordera. El segundo período es considerado por muchos como de calma y, hasta cierto punto, resignación; opinión que debe ser tomada con algún cuidado en virtud de que a este período pertenecen, entre otras, sus Sinfonías 2 a 8 y la sonata Appassionata.
        Es en el tercer período en donde habrá de aparecer toda la potencia y vitalidad 'beethoveniana', su monumental Sinfonía 9, la Misa Solemnis y sus seis últimos cuartetos para cuerda, sólo por mencionar tipos de producción que llevarían a Wagner a decir "Es un titán" y a Tchaicovsky "Él es un dios".
        Del segundo período data un documento, encontrado después de su muerte, decisivo para acercarse más este hombre "Carta a la Amada Inmortal"; en alguno de sus párrafos nos dice "¡Qué anhelo más desgarrador siento por ti, por ti, mi vida, mi todo! Adiós. ¡Oh, sigue amándome, nunca dudes del fiel corazón de tu amado L.! Siempre tuyo... Siempre mía... Siempre el uno del otro". Aún sigue siendo un enigma si esta carta tenía como destinataria a una mujer con nombre y apellido, muchos opinamos que dicho manuscrito es una expresión de su ser, de su más profundo sentimiento, y que no está dirigido a nadie en particular.
        Una trágica infancia es lo único que podía completar los grandes padecimientos de Beethoven, su padre, un borracho perdido, lo obligaba a ejecutar el piano muchas horas al día y que aún lo despertaba a altas horas para dicho fin; ni qué hablar si llegaba a equivocarse... siempre recibía castigo inmediato. Ciertamente su padre, Johann, pensaba hacer dinero del mismo modo que el padre de Mozart con su hijo, jamás ocurrió.
        Desde su primer período los pedidos de música, ocasiones precisas o ediciones, eran muchos y logró vivir algo más que aceptablemente. Otra de las vías de ingresos eran sus amigos -realmente lo querían y valoraban- de la nobleza, no fueron muchos pero sí poderosos: los príncipes Lichnowsky y Lobkowitz, el barón Swieten y el conde Walstein; este último uno de los hombres que lo recomendó en buena parte de la realeza Vienesa. Fue reconocido en vida y en elevado grado, simplemente su carácter impedía que la gente se le acercara; era un secreto a voces que Viena albergaba a un Gigante, tal como se aludía a él reiteradamente.
        Amigo de Goethe, entre los famosos, es Beethoven un músico único, el hombre que divide la historia musical y buena parte de la historia del pensamiento en un antes y un después. Acaso el mayor exponente humano del fenómeno musical.

Su casa natal



Audífonos


        Aquí alguno de los modelos de audífono (muchas veces llamados "trompetillas") que usara Beethoven para tener mejor audición. Fueron diseñados por Johann N. Maelzel (1770-1838) -quien patentó el metrónomo en 1814 sin pertenecerle, Winkel fue su verdadero inventor-. Obsérvese que el arco que poseen va colocado por detrás de la oreja para que se mantengan por sí mismos insertados suavemente en el comienzo del conducto auditivo.

Las Nueve Sinfonías

        No es idea del presente Paseo abordar el análisis de las sinfonías. Se pretende dar a conocer con sencillez algunos datos interesantes que seguramente estimularán la búsqueda de más información y sobre todo a ellas mismas. El criterio tan difundido acerca de que los números impares (1, 3, 5, 7 y 9) son superiores a las sinfonías 2, 4, 6 y 8 es en buena medida aceptado por la crítica mundial -esto ya se decía a pocos años de su muerte-; de todas maneras a la hora de escuchar y disfrutar es mejor omitir dicho criterio.

1º: Op. 21, en Do mayor, al barón van Swieten, 1799
Ya en su primera sinfonía, Beethoven, plantea, respecto de sus contemporáneos, dos diferencias. La primera es que reemplaza el típico tercer movimiento de forma Menuetto por otra de su invención llamada Scherzo -algo así como "broma musical o juego musical"- aunque igualmente conserva la designación de la época. La segunda es todo una curiosidad y 'atrevimiento', para el pensamiento clásico era evidente que una sinfonía en Do mayor debía comenzar en Do mayor; pues Beethoven lo encara de otra manera: comienza con un acorde forte en Do como séptima de dominante de Fa y va modulando lentamente hasta alcanzar, casi en el compás 30, el Do mayor con el cual se inicia el tema principal. En realidad la sinfonía comienza en tonalidad de Fa mayor. Son sus movimientos:

1 Adagio molto - Allegro con brio
2 Andante cantabile con moto
3 Menuetto y Trio: Allegro molto e vivace
4 Adagio - Allegro molto e vivace

2º: Op. 36, en Re mayor, al príncipe Lichnowsky, 1802
Si bien es considerada como algo "ligera" nos muestra algunos elementos que serán decisivos para ulteriores proyectos. Por ejemplo en su primer movimiento nos propone algunos acordes en fortissimo que empleará en sus sinfonías cinco y nueve. Este movimiento debería merecer más la atención del crítico. Son sus movimientos:

1 Adagio molto - Allegro con brio
2 Larghetto
3 Scherzo y Trio: Allegro
4 Allegro molto

3º: Op. 55, en Mi bemol mayor, "Heroica", 1804
Dedicada a Napoleón antes de que este de autoproclamara emperador. Cuando Beethoven se enteró, borró la dedicatoria y en su reemplazo colocó "A la memoria de un gran hombre"; la palabra Napoleón fue cambiada por "Heroica". Es la única de sus sinfonías que lleva nombre dado por él mismo.
        Con esta sinfonía no sólo se inicia algo distinto para él sino para la música toda; es curioso que a sólo dos años de la composición de la número 2 existan diferencias tan marcadas. Ya desde su primera representación, la Heroica, ha sido merecedora de los más grandes elogios. Son sus movimientos:

1 Allegro con brio
2 Marcia funebre: Adagio assai
3 Scherzo: Allegro vivace
4 Finale: Allegro molto

4º: Op. 60, en Si bemol mayor, al conde de Oppersdorff, 1806
Muy lejos de la Heroica, esta sinfonía recuerda en mucho el estilo de la segunda aunque se mantiene en un clima de mayor tranquilidad que aquella. Su comienzo evoca una Meditación y hasta un Réquiem. Son sus movimientos:

1 Adagio - Allegro vivace
2 Adagio
3 Menuetto: Allegro vivace y Trio: Un poco meno allegro
4 Allegro ma non troppo

5º: Op. 67, en Do menor, al príncipe Lobkowitz y al conde Rasumovsky, 1808
Aquí, Beethoven, ya no reconoce fronteras. Por fin encuentra cómo decir lo que en trabajos anteriores evidenciaba: Comenzar directamente de modo temático. Sus mágicas cuatro notas son el tema mismo que repetirá una y otra vez a lo largo de los cuatro movimientos. Su vuelo y sobre todo la manera de desarrollar un pensamiento musical habrían de marcar toda la música posterior. Es estadísticamente la sinfonía más vendida y escuchada de todos los tiempos. También, su comienzo, ha tenido connotaciones políticas. En Morse, tres puntos y una raya (tres figuras cortas y una larga) representan la V, esta V fue empleada en los países oprimidos por el régimen nazi como consigna de Victoria; sus inmortales cuatro notas eran cantadas, silbadas, escritas en las paredes... muy fiel, por otro lado, al sentimiento de libertad y justicia que tanto proclamó Beethoven. Son sus movimientos:

1 Allegro con brio
2 Andante con moto
3 Allegro
4 Allegro


6º: Op. 68, en Fa mayor, "Pastoral", al príncipe Lobkowitz y al conde Rasumovsky, 1808
Esta sinfonía es la única de las nueve que posee cinco movimientos en vez de los cuatro tradicionales. También es la única programática, es decir que el autor se basa o inspira en una frase o poema cuestión de describirlo musicalmente. Cada movimiento posee en su comienzo el pensamiento (escrito por él mismo) que habrá de guiarlo en la composición. Debe recordarse que Beethoven era respetuoso y sobre todo amante de la naturaleza. No hay separación entre el tercer y cuarto movimiento (igual que entre el tercero y cuarto de la quinta sinfonía), esto se anota en la partitura colocando "Attacca subito" o simplemente "Attacca", técnica muy conocida en música. Son sus movimientos y programa:

Movimiento Programa
1 Allegro ma non troppo "El despertar de los sentimientos gozosos al llegar al campo"
2 Andante molto mosso "Escena junto al arroyuelo"
3 Allegro "Fiesta en la aldea"
4 Allegro "La tormenta"
5 Allegretto "El canto del pastor"

7º: Op. 92, en La mayor, al conde Fries, 1812
Nuevamente Beethoven retoma los bríos de las sinfonías tres y cinco. En ella nos muestra su gran talento para ir acumulando tensiones y procesos rítmicos, puede verse esto con sólo escuchar su primer movimiento. Wagner ha dicho de ella "es la apoteosis de la danza". Son sus movimientos:

1 Poco sostenuto-Vivace
2 Allegretto
3 Presto
4 Allegro con brio

8º: Op. 93, en Fa mayor, 1812
Tal vez esta sea una de sus sinfonías menos frecuentadas. Es, si se quiere, un descanso para lo que vendrá como culminación de su sinfonismo. Hay sin embargo en su primer movimiento, sobre todo, un trabajo rítmico melódico rara vez empleado por el maestro; si se escucha con atención pueden advertirse rasgos rusos pero principalmente escandinavos. Son sus movimientos:

1 Allegro vivace e con brio
2 Allegretto scherzando
3 Tempo di menuetto
4 Allegro vivace

9º: Op. 125, en Re menor, "Coral", a Guillermo III, rey de Prusia, 1823
Sinfonía largamente acariciada por Beethoven. Sus bocetos han sido escritos a lo largo de más de diez años. Es sin dudas uno de los proyectos al que más se abocó. Siempre había tenido la idea de poner en música los versos "Oda a la alegría" de Schiller. Resultaría inoportuno agregar palabras descriptivas a una obra literalmente monumental, conviene, en cambio, apuntar que esta es la única de sus sinfonías que requiere coro y solistas aunque sólo en la última parte. Son sus movimientos:

1 Allegro ma non troppo, un poco maestoso
2 Molto vivace
3 Adagio molto e cantabile
4 Presto - Allegro assai - Andante maestoso - Allegro energico, sempre ben marcato

Oda a la Alegría (traducción casi textual del original en alemán)
¡Alegría, hermoso destello de los dioses, hija del Elíseo, penetramos fervorosos, oh divina, en tu santuario! Tu magia anuda nuevamente lo que severa costumbre separó. Todos los hombres se hermanan donde tú tienes las alas.

Sugerencias Didácticas

Para Padres. Escuchar estos fragmentos y aprender a reconocer a qué sinfonía pertenecen; tomarlo como un juego: primero uno hace click y pregunta ¿Cuál es?, luego el que contestó realiza la misma acción... pueden buscarse variantes, siempre serán instructivas y entretenidas. Otra actividad muy interesante es trabajar sobre un sólo fragmento, luego de ser escuchado muchas veces, padres e hijos escribirán, por separado, una historia que les sugiera la música (si el niño no escribe aún recúrrase a su memoria). Una tercera actividad es "simplemente" escuchar los fragmentos uno detrás del otro como si se tratase de una obra coherente; esto es bueno para celebrar la música y el compartirla juntos. Siempre será recomendable buscar las obras completas, el niño, luego de jugar en el sentido que hemos indicado, estará más dispuesto y ansioso por escucharlas. Por último, acuda a un buen diccionario y, juntos, busquen las palabras que no conocen.

Para docentes. Esta es una oportunidad para acercarse, sobre todo con adolescentes, al innegable talento y potencia beethoveniana. Pero no apure los tiempos. Además de la audición de los archivos midi, ejecute para ellos los fragmentos escritos que hemos colocado, haga que, aunque sea con un dedo, ellos lo realicen también. Consigan, entre todos, las grabaciones de las obras que hubieren despertado más interés y vaya alternando con la audición de grupos de rock -preferentemente rock elaborado y/o sinfónico-; esto los hará ver (Ud. debe ayudarlos) que la música puede ser vista y realizada desde diferentes ópticas, timbres y desarrollos. Déjelos que en voz alta digan lo que piensan. Sea breve y conciso, vuelva sobre el tema varias clases después... haga alusiones indirectas; los resultados suelen ser excelentes si el docente controla su ansiedad.

Requerimientos de audio

        Estos fragmentos midi están pensados (secuenciados) para tarjetas de sonido de 32 voces, en lo posible de la línea Turtle Beach (Pinnacle Project Studio) o AWE32. De todas maneras, en las tarjetas genéricas de 16 voces, es posible escuchar al menos la intención del autor. Se ha optado por este formato en el convencimiento que, al poder ser editados, resultan más educativos -se tiene acceso a las distintas partes musicales que los conforman-.
        Las obras fueron secuenciadas por: Wang Tao (gcaiebj @ cenpok .net), D. L. Viens (dlviens @ ix .netcom .com), Pablo Bensaya -sólo la Quinta-. Tres de ellas no indican el nombre de su realizador. Los fragmentos han sido, dentro de lo posible, revisados (sobre todo en el tratamiento de los cornos y timbales) por Presencias.



Fuentes empleadas:

1. Enciclopedia Oxford de la Música
2. Diccionario de la Música -Della Corte y Gatti-
3. Enciclopedia Británica -versión inglés-
4. Los grandes compositores -M. Cross y D. Ewen-
5. Varios documentos de la colección personal de Pablo Bensaya (Oda a la Alegría, p. ej.)
6. Orquestaciones de bolsillo de Ed. Ricordi

Presencias agradece a:

María Teresa Wallach por alguna de sus traducciones
Laura Inés Bataglia por la ayuda en la clasificación de los movimientos




© by Presencias de Música. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, R. Argentina, todos los derechos reservados. Prohibida su reproducción sin el permiso del autor